El mundo según Alan

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El mundo según Alan

Mensaje  Nestor el Vie Jul 23, 2010 1:52 pm

Al hablar de Alan, pienso en lo increíble que es la simplicidad de los sucesos más trascendentes. Veréis por qué: A las pocas semanas de su catorceavo cumpleaños su vida cambio de pies a cabeza por un suceso bastante sencillo. Esa noche su niñera le acostó, como muchas otras veces; ya que, como muchas otras veces, sus padres habían salido a pasar la noche. La parte simple y trascendental vino cuando sus padres no volvieron por la mañana, como ninguna vez habían hecho. Una llamada telefónica le informo de que el local, donde estaban pasando la noche sus padres, se había incendiado. Sin más. En el breve espacio de una noche, Alan se había quedado huérfano.
Podría relatar el drama de los siguientes meses, en los que Alan tuvo que aprender a continuar solo, pero no es la historia que vamos a contar. Para la historia que os voy a contar, nos basta saber que el joven Alan pudo sobrellevar su pérdida gracias a su Tía Judith, algo de música potente, un toque de buen humor y sus sueños. Y no me refiero a los sueños en plan de alguna búsqueda o anhelo. No. Me refiero a esas pequeñas fantasías nocturnas que todos tenemos, pero unos pocos recuerdan. Ya que desde después de la noche en que perdió a sus padres, Alan soñaba todas y cada una de las noches. Muchas veces soñaba con ese batiburrillo inconexo de sucesos que nuestra imaginación da sentido. Incluso había veces que ese caos de recuerdos le traía de vuelta a sus padres y despertaba con un leve consuelo. Alguna vez sus sueños eran “desconocidos”. Alan nunca había visto despierto nada de lo que soñaba esas noches, pero allí estaban. En muchos de esos sueños, podía ver como los cielos corrían por las praderas cazando a débiles criaturas que destruían el pasto, para que una vez acabada su misión salir corriendo hacia los cielos. En unos cuantos de esos sueños, podía observar como fieras salvajes se escondían en las sombras y tramaban y manipulaban para poder robarles su tesoro a los hombres o al menos aliviarse destruyéndolo. En contadas veces, en esos sueños desconocidos podía ver como ignorantes duendecillos se pasaban los noches trabajando y trabajando en obras imposibles para poder ayudar a alguien. Hasta que ese alguien acaba perdido en las estrambóticas elaboraciones. Y una vez, solo una vez, soñó con todo lo que pudo ser y no fue. Era como montículos de carne de forma indecisa que reptaban y gemían mientras agonizaba. Un gran ser creado por las vísceras de los que una vez dominaron el mundo y ahora yacían olvidados por el paso de los milenios. Algo determinado a prevalecer en el mundo o arrástralo a la ruina como consuelo. Solo lo vio una vez, pero fueron demasiadas.
avatar
Nestor

Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 11/06/2010

http://www.eldadorojo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo según Alan

Mensaje  Nestor el Lun Ago 02, 2010 5:48 pm

5 de Enero
El primer día de clase después de unas vacaciones es muy aburrido. Muchas presentaciones (De gente a la que no quieres conocer), muchas preguntas (De cosas de las que no quieres hablar) y muchos cotilleos (Sobre la gente que no querías conocer). Así pues, ¿qué mejor día para hacer novillos? En lugar de libros, cargó su mochila con algunos espray y un bocadillo de sobras y se fue a redecorar a su gusto el parque. La soledad del parque sería mucho mejor que aguantar la cháchara de sus compañeros sobre sus maravillosas navidades.
El truco para hacer graffiti esta en escoger un buen lugar a una buena hora. Cualquier novato pensaría que la noche cuando nadie te ve es el mejor momento, pero no. Por la noche, la gente que te ve es más hostil y si te pillan lo mejor que te puede pasar es pasar la noche en el cuartelillo. Un buen momento y lugar es por la mañana en el parque. A esa hora no hay vigilantes y los únicos espectadores que puedes tener son los jubilados, cuyas reacciones iban desde el pasotismo hasta ir a buscar la policía. Cosa que no suponía un problema ya que o no suelen encontrar guardias cerca o, si llegaban a aclararse con el móvil, esta venía sin ninguna prisa. Los más valientes llegaban a echarle la bronca. Pero, ¿Qué más daba una bronca más que una menos? Con todo esto en mente, Alan localizaba un buen muro donde plantar su firma. Se planto delante y fue preparando el bote de rojo. Empezó a dar trazos y, cuando más concentrado estaba, escucho:”Buen estilo. ¿Sueles hacer el gamberro muy a menudo?”. Lo repentino de la frase hizo que Alan soltase el espray al aire y diese un gritillo
-No te asustes, tampoco es que sea un monstruo ¿No?- Dijo la persona que interrumpió su obra. Era una mujer de unos 50 años que parecía haberse estancada en el Flower Power. La vieja jipi le sonreía mientras esperaba su respuesta.
avatar
Nestor

Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 11/06/2010

http://www.eldadorojo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo según Alan

Mensaje  Nestor el Lun Ago 16, 2010 11:46 am

Alan, no contesto. Estaba esperando que le echaran la acostumbrada charla de vieja y en esos casos, lo mejor era callar y esperar que el anciano iracundo se calmara. Pero la jipi, no paraba de sonreír. “Tranquilo, todos hemos hecho el pilluelo a tu edad. Tan solo quiero rememorar mis tiempos.” Y lo que parecía que iba a ser la típica bronca de vieja, acabo siendo la típica narración de batallitas de vieja. Aniceta, así se dio a conocer la anciana, bombardeo con batallitas de su pueblo a Alan. Y el pobre Alan, se vio obligado a contestar el fuego. Cuando quisieron darse cuenta, acabaron los dos riéndose ante dos copas en un bar. Aniceta contó que era de un pequeño pueblo Asturiano, que ya no figuraba en los mapas. Su madre era la “boticaria” del lugar y por eso su infancia, conoció a un montón de gente de los alrededores. Las historias le resultaron a Alan, un poquito bucólicas y le sorprendió el hecho de que no cito ninguna historia sobre la depresión del gobierno de Franco en ningún momento. Su abuelo, le había contando montones de cómo robaba comía y de cómo eran las escuelas en su época. Pero, supuso que al ser de un pueblo tan pequeño, no le debió de afectar.
Terminadas sus consumiciones, Aniceta decidió que era el momento de despedirse: “Bueno, muchacho. Acabas de hacer que este día merezca la pena. Pero supongo que tendrás cosas más interesantes que aguantar a esta carroza. ¿Se dice así? Tengo que irme…
Se me acaba de ocurrir, tengo un trabajo en el que necesitaría la ayuda de alguien que tenga ‘buen pulso’. No puedo pagarte con dinero, pero estoy segura de que podríamos llegar a un acuerdo. ¿Te interesaría?”
avatar
Nestor

Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 11/06/2010

http://www.eldadorojo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo según Alan

Mensaje  Nestor el Lun Sep 20, 2010 5:36 pm

Alan se quedo unos segundos callado pensando

-Mmm… vale, me interesa, ¿De qué se trata?
-Solo es que necesito decorar una habitación y me vendría bien alguien mañoso con las pinturas. No llega a ser tanto trabajo como para contratar a un pintor profesional, pero me gustaría que se hiciese lo mejor posible. Tan solo tendrías que coger tu spray, y representar los caracteres en el lugar que te indique. Tampoco te voy a hacer pintar toda la habitación. Eso sí, quiero que queden igual que en el libro. ¿Te ves capaz? Si tienes tiempo, podemos salir ahora mismo y me lo haces en un momento.
avatar
Nestor

Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 11/06/2010

http://www.eldadorojo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo según Alan

Mensaje  Nestor el Miér Sep 29, 2010 6:23 pm

Sin aviso, Aniceta fue invadida por la jovialidad, desapareciendo toda la señoriedad que pudiese haber tenido. Alan cruzo un montón de callejuelas arrastrado por la anciana, hasta que llegaron a un viejo almacén. La entrada al antiguo edificio no fue más difícil de evitar una inútil alambrada oxidada. Hay que reconocer que viendo el exterior, uno podía engañarse con lo que contenía el edificio. Ya que si por fuera, podría parecer un viejo edificio solitario de paredes sucias y pintadas, por dentro estaba limpio, ordenado y rebosante de gente animosa y cordial. Aniceta fue saludando sin pararse mucho a las distintas personas que allí había: Un par de besos a una joven quinceañera, un saludo a un hombre que estaba leyendo, unas palmaditas a un perro y unas cuantas sonrisas a la persona que lo estaba cuidando. Entre holas y caricias llegaron a una habitación del piso arriba. La habitación era limpísima. Estaba totalmente libre de suciedad, polvo, muebles e incluso techo. Lo más parecido a mobiliario que había era una especie de carpa confeccionada con varios plásticos cosidos. La contemplación de Alan sobre el vacio del cuarto fue interrumpida por la animada Aniceta.
-¿A que impresiona? Podríamos haberla techado con unas maderas, pero quisimos dejarla así para poder ver bien el cielo. Lo ideal hubiera sido poner un techo de cristal. Pero si pudiéramos poner un techo de cristal, no tendríamos que colarnos en esta casa. Pero con tener cuidado los días de lluvia, funciona bastante bien. Me vas a tener que disculpar un momento. Voy a tener que ir a buscar una cosa. Espera un momentín.
Y sin más parsimonias, la hippy salió de la habitación. Confiando en que Alan no hiciese nada raro; mientras estaba solo en la soleada habitación.
avatar
Nestor

Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 11/06/2010

http://www.eldadorojo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo según Alan

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.