Historia de Alexander Garinorian

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia de Alexander Garinorian

Mensaje  Dreamer el Lun Jun 07, 2010 12:11 pm

Esta es la historia de un personaje que me cree en un servidor del neverwinter hace ya un para de años la paso aquí para evitar que se quede perdida en los suburbios de la red, por cierto la mayoría de los elementos aquí incluidos formaran parte de una historia escrita a pachas con mi hermano así que consideradlo una "demo"


La tribu llevaba ya una semana asentada en el mismo oasis, eran extraño en los celestes una de las tribus nomadas mas prosperas de las tierras del sur, pero era una ocasion importante, la primogenita del patriarca estaba punto de dar a luz...
Llevaban ya varias horas con el parto, y la tribu empezaba ponerse nerviosa, de repente un grito... y un llanto, y el patriarca salio corriendo y gritando de alegria su primer nieto habia nacido.

7 años despues...
Esa mañana Alexander habia visto algo muy extraño su abuelo habia muerto el dia anterior aquejado de una fuerte enfermedad y su madre habia recibido el matriarcado, Alexander no entendia nada de esto no comprendia la importancia de ese matriarcado patriarcado o como fuera, y esa mañana lo entendio por fin. Dos hombre discutian en medio de la tribu Alexander y los demas niños dejaron de jugar ante el escandalo, uno de los hombre se negaba a que una mujer los dirigiera, el otro, mientras salio en defensa de su madre, de repente el segundo hombre desenvaino la espada y ataco y el otro hombre apenas pudo esquivarle y cayo al suelo, antes que pudiera atacarle de nuevo la madre de Alexander salto enmedio de los hombres y con un agil movimiento desarmo al atacante y le puso la espada al cuello. "Aqui no hay lugar para ti" dijo "si no respetas la libertad de los demas". El hombre le contesto apresurado "pero matriarca yo os estaba defendiendo..." "atacasteis a este hombre sin motivo pues el no intento atacaros, habeis roto el primer principio del caos" "yo, yo.." se lamentaba el hombre a punto de llorar "¡por favor no me mateis!" "¿quien dice de matarte? Si lo hiciera roperia tu libertad y tu derecho a la redencion" la matriarca retiro la espada y ayudo al otro hombre a levantarse, el cual tenia una expresion indescriptible al marcharse paso al lado de su hijo y le dijo al oido "espero que hayas aprendido la leccion"

2 años despues
Fuego...
La destruccion asolaba el campamento unas figuras emcapuchadas habian aparecido de la nada y su numero parecia no tener fin, aunque resistierpon valientemente los celestes caian uno tras otros, las espadas dejaban de chocar abrumadas por el enemigo, los jinetes disparaban sus flechas hasta que eran abatidos por las del enemigo, los que pudieron salieron corriendo la matriarca cogio a su hijo en brazos y salio corriendo pensando solo en salvar a su hijo pero un guerrero enmascarado los perseguia, la matriarca se oculto detras de una duna y de detuvo un instante Alexander no podia ver lo que hacia pero cuando se incorporo ya no llevaba la espada, en ese momento el guerrero enmascarado les alcanzo, la matriarca saco un cuchillo de entre sus ropas y se interpuso entre el hombre y su hijo "¡Alexander huye!"
Alexander corrio desesperado y se oculto tras una roca del oasisjunto a un gerrero de su clan muerto y observo la pelea, nunca debio mirar...
El enmascasrado se giro y ensarto a su madre con la espada y de un segundo movimiento la decapito. Alexander se queda paralizado y gateo hacia atras, sus manos palparon algo, un arco corto de los jinetes, el guerrero muerto, no lo penso y empuño el arco y apunto en la oscuridad y disparo sin mirar...
Los dioses debian estar de su parte pues la flecha alcanzo al enmascarado en el pecho y dejo caer la espada, con rapido movimiento y una fuerza inapropiada para su estatura Alexander salio corriendo agarro la espada y dio un tajo en el pecho del guerrero este retrocedio y alexander ataco de nuevo, el tercero no llego a dar pues el enmascarado le golpeo con el dorso de la mano y se abalanzo sobre el intentando estrangularle, el pequeño se debatia bajo la tenaza pero de repente esta se aflojo y el hombre cayo sobre el, muerto, a Alexander ya no le quedaban fuerzas y se desmayo.
Se desperto de dia, con un esfuerzo sobrehumano aparto el cuerpo del asesino de su madre de encima momento en el que se le cayo la mascara revelando el rostro de un elfo, los atacantes se habian ido dejando a sus muertos para los buitres, nadie de su tribu se habia salvado...
Fue hasta el cuerpo de su madre y recogio su cabeza mientras empezaba a llorar...
4 horas mas tardes el chico se marcho del lugar tras cavar unas sencillas tumbas para sus padres, solo llevaba consigo un arco y una espada las armas de su tribu unas pocas provisiones, y el fuego de la venganza ardiendo en sus ojos...


La ciudad era igual que el desierto... o tal vez peor.
Habia tenido que abandonar las armas en el desierto cuando se le acabo el agua y ya no pudo con el peso, y cuando alcanzo las murallas la guardia le nego el paso, solo se salvo gracias a un anciano que se apiado de el y se lo llevo a su casa donde le alimento y le dio un techo, el anciano se hacia llamar Lamellar y habia sido ermitaño en el desierto antes de asentarse en la ciudad y fue el maestro de Alexander en los antiguos saberes y artes aun mas antiguos que la magia...
Pero lo bueno dura poco 3 años despues Alexander regresaba del mercado a la casa del ermitaño cuando se encontro un espectaculo dantesco, el anciano yacia en el suelo con las manos amputadas y la garganta seccionada, a su lado... una de las mascaras de los que 3 años atras habian acabado con su clan, asustado temiendo que los enmascarados lo encontraran o que incluso le consideraran culpable de la muerte del hombre Alexander recogio todo lo que le parecio util asi somo la mayoria de los manuscritos del anciano y se perdio en las calles...
En la calle no duro ni una semana al acabarsele la comida tuvo que recurrir al robo para subsistir hasta que fue detenido y un vecino del anciano le identifico, los guardias no dudaron en detenerle por asesinato y encerrarle, aunque en un principio iba a ser ejecutado al final por su edad se limitaron a encarcelarle de por vida... Para Alexander un hijo del desierto era un destino pero que la muerte.
Alexander paso 4 largos años a la sombra luchando por su vida cada noche peleando hasta por las ratas que no dejaban de correr por las celdas, pero una jugada del destino acabo con su cautiverio, la ciudad fue asaltada por una horda barbara que no dudo en prenderle fuego a toda la ciudad, el medio del panico un guardia dejo caer las llaves y Alexander se hizo con ellas, tras liberar a los demas presos Alexander empuño un arma de los guardias y salio corriendo de la carcel en llamas, solo para darse de bruces con un enorme barbaro mientras este partia en dos a uno de los presos huidos con un solo golpe del hacha, el barbaro fijo su mirada en el y se abalanzo con un rugido capaz de helar la sangre Alexander logro esquivar a duras penas el filo del hacha que sin duda lo habria destrozado como al otro preso de haber acertado, el baile siguio durante unos minutos hasta que Alexander empezo a cansarse, o abatia al barbaro o este acabaria alcanzándole, espero al ultimo segundo para esquivar el hacha con una finta y lanzarle un sablazo al rostro, el barbaro intento apartarse pero no pudo evitar que el arma le hiciera un profundo corte y le arrancara un ojo. Loco de rabia y de dolor el barbaro le lanzo un puñetazo al estomago que le dejo sin aliento antes de derribarle de un manotazo, Alexander yacia en el suelo inacapaz de moverse recordando lo ocurrido 7 años atras y siendo consciente de que esta vez no se salvaria mientras veia al barbaro empuñar de nuevo el hacha y avanzar hacia el con paso firme, el barbaro alzo el hacha para asestar el golpe mortal, cuando una fuerte voz grito: "¡Quieto Ragnar o sera tu sangre la que se derrame!" un guerrero embutido en un pesada armadura negra y con una enorme espada en la mano era el que hablaba "El chico tiene valor" "¡Me ha arrancado el ojo jefe" "No te preocupes ya eras bastante feo antes" y añadio dirigiendose a Alexander "Mira chico tienes dos opciones o unes tus brazos a los de mi horda o aqui Ragnar arrancara tu cabeza del cuerpo con una facilidad que te asustaria. Bueno.. ¿que dices?"
Alexander se incorporo como pudo no le hacia gracia la oferta pero era mejor a ver su cabeza rodando por el suelo ademas podian ser la llave de su venganza si actuaba bien "Creo que no me dejas opcion jefe" dijo con una extraña sonrisa "¿A quien hay que matar?"


La vida en la horda era salvaje, solo los fuertes sobrevivian principalmente asaltaban a caravanas y pequeñas poblaciones en cuanto se recupero Alexander fue enviado a primera linea a luchar contra los guerreros que defendian a los asaltados, el Jefe Hellion era un individuo realmente poderoso y mantenia el control de la horda con mano de hierro y el apoyo de sus tres tenientes, el gigantesco y ahora tuerto Ragnar era uno de ellos y los otros eran un tipo con aspecto de mono e increiblemente agil llamado Samiel, y un individuo encapuchado de gran poder magico que respondia al nombre de L'irael nadie conocia su rostro.
Pasaron varios meses y Alexander se fortalecio como nunca casi olvido quien era entre los asaltos y las fiestas que organizaban cada vez que paraban, no dejaba de sentir la mirada de Ragnar y mas de una ocasion vio a Hellion lanzarle miradas acusadoras cuando Ragnar se quedaba demasiado tiempo mirandole...
Pero un dia del segundo año Alexander fue despertado de manera repentina, habia sido desafiado, al salir de la tienda se encontro con Ragnar en el centro del circulo de los desafios y a todos los barbaros rumoreando era raro que un teniente desafiara a un recluta normalmente era al reves, las normas eran simples a pecho descubierto los contendientes se enfrentaban armados con una unica espada, solo uno salia vivo salvo que el otro le perdonara, pero eso nunca ocurria...
En duelo empezo, Alexander era mucho mas fuerte que antes, pero Ragnar aun seguia siendo superior y estaba impulsado por una rabia que le consumia, los golpes volaban y los contendientes lograban esquivarse a duras penas, un golpe de Alexander sajo el pecho de Ragnar pero lejos de retroceder Ragnar le gopeo con el puño desnudo el ruido de costillas rotas fue perfectamente audible, pese a ello Alexander siguio moviendose a trompicones y con la mano en el pecho como si le costara respirar, y el corte de Ragnar sangraba profundamente, el final estaba cerca...
Raganar se abalanzo contra el tambaleante Alexander, y este de repente sostuvo la espada con ambas manos y bloqueo el golpe, y con agilidad increible para alguien con varios huesos rotos, hizo una finta por su lado ciego y corto el tobillo de Ragnar este hinco la rodilla, un error fatal, lo siguiente que sintio fue la espada de Alexander atravesandole de atras adelante y acabando con su vida...
Alexander estaba erguido sobre el cuerpo de Ragnar con la vista fija en el suelo, los barbaros aclamaban y Hellion se alzo, "¡Mis hermanos ya sabeis las normas del circulo, os presento a Alexander nuestro nuevo teniente!" Alexander apenas oyo esto ultimo antes de caer desmayado del dolor.


En apenas un mes Alexander y Samiel se hicieron buenos amigos, habian entrado en la horda de maneras parecidas gracias a "ofertas que no pudieron rechazar" la poblacion de Samiel habia sido atacada cinco años atras y este habia perdido a sus padres en el ataque "ahi estaba yo empuñando la espada de mi padre en la puerta de mi casa intentando proteger a mi hermana, mientras el guerrero que habia matado a mis padres y otros dos mas intentaban acabar conmigo, la furia que me embargaba era tal que logre matar a uno y malherir a otro pero el asesino de mis padres logro derribarme pero cuando iba darme el golpe de gracia aparecio Hellion y le detuvo, nos llevaron al campamento a mi hermana y a mi y alli me curaron, cuando estuve recuperado, Hellion se presento en la cabaña acompañado del asesino de mis padres, me dijo que si queria salvar la vida tenia que unirme a ellos, acepte con la condicion de que dejaran marchar a mi hermana y asi lo hicieron, antes de irse me presento a guerrero que habia matado a mis padres y me dijo que cuando lo deseara lo deseaba podia desafiarle a muerte pues esas eran las normas de la horda" en este momento señalo a un craneo que adornaba su tienda "una semana despues lo decapite"
Alexander y no se sorprendia por estas cosas "¿asi llegaste a teniente?" le pregunto Samiel nego con la cabeza "No, el anterior teniente murio hace tres años en un asalto, tuve que enfrentarme a otros veinte guerreros para conseguir el puesto, fui el unico superviviente. Desde entonces he tenido que atender a cincuenta desafios"
"¡Cincuenta!"
"Esto es lo normal salvo L'irael que lleva junto a Hellion desde los comienzos y nadie se atreve a desafiarle, la vida de los tenientes suele ser corta... Y eso si logras superar la Prueba. Ragnar solo llevaba cuatro años"
A Alexander le recorrio un escalofrio por la espalda. "¿La Prueba? ¿eso que es?" La mirada que le lanzo Samiel casi logro describirla "Te destruye y doblega tu voluntad a la de la horda, una prueba de lealtad, si no la pasas ya se encarga el propio Hellion de ti..."
La vida de los tenientes es corta asi se dijo y asi fue, una fria mañana un asalto salio mal, Samiel logro esquivar las espadas de sus atacantes pero las flechas fueron letales, la primera le alcanzo en el pecho y la segunda en el cuello, Alexander grito de rabia cuando su amigo cayo abatido, empuño un arco y empezo a disparar consiguiendo abatir a tres de los arqueros. Fue directo hasta el cuerpo de su amigo, aun respiraba...
"Alex...ander, mi hermana... he de proteger a mi hermana" deliraba el joven "mi espada... dasela... dile donde... donde cai... Jaina si solo hubiera... podido verte una vez mas" y Samiel expiro.
Nadie parecio preocuparse por Samiel sino solo por quien se haria con su puesto, mientras se celebraban los desafios, Alexander se retiro a enterrar el cuerpo de su amigo en un lugar facilmente reconocible entre dos arboles muertos de la dura estepa junto a el enterro su espada envuelta en tela, cuando acababa oyo los vitores en el campamento aclamando al nuevo teniente, apesadumbrado echo las ultimas paletadas y marco la tumba, al girarse se vio sorprendido por la mirada de L'irael y su silueta recortada por los rayos del atardecer que lograron arrancar un destello de una mascara que este llevaba y que nunca antes habia apreciado, sin emitir el mas minimo sonido como una sombra de otro mundo el Arcano se giro y marcho de vuelta al campamento...
Alexander fue incapaz de moverse por varios minutos.


Otro dia mas, otro asalto mas, mas sangre...
Cada vez tenia menos sentido ahi estaba el matando a esa gente que nada le habia hecho, y le estaba empezando a gustar...
Desde la muerte de Samiel ya no le quedaba nadie, L'irael no habia dejado de obserbarle y eso le molestaba, lanzo un par de estocadas mas y se deshizo del ultimo defensor que se le oponia, y con un grito ordeno a sus hombres que se adentraran en el pueblo, el saqueo tras la batalla habia comenzado.
Iba ya por la tercera casa, y a entrar en la cuarta cuando una mujer se le interpuso armada con un ligero sable, Alexander se rio e intento apartarla con la mano, pero la mujer no se dejo avasallar se revolvio y con un agil golpe le penetro la armadura del brazo alcanzando la carne, Alexander solto un grito de sorpresa y de dolor, pero el siguiente golpe lo paro con relativa facilidad y contraataco, la mujer era agil como un gamo y esquivaba todos sus golpes, sin embargo Alexander tambien lo era y con una finta engaño a la mujer y acto seguido la decapito con un rapido golpe, alzo la vista y vio a un niño, el hijo, recordo, y se dio cuenta de lo que habia hecho, dejo caer la espada derrotado por sus recuerdo cuaundo el niño se le abalanzo encima, totalmente furioso pero Alexander le derribo con el dorso de la mano.
"¡Has matado a mi madre monstruo!" gritaba el niño preso de la rabia y el miedo Alexander le derribo con el dorso de la mano "Y algun dia tu tendras la oportunidad de matarme a mi... pero hoy no" Alexander alzo la vista y el niño se quedo paralizado al ver las lagrimas en sus ojos "Hoy huiras, hoy viviras para ver otro dia, huye con los que aun viven para algun dia poder vengarte..." el chico totalmente impactado no podia moverse "¡Que te vayas Demonios!" el chico por fin reacciono salio corriendo hacia la puerta de su casa cogio a una niña que se acababa de asomarsa y salio corriendo sin mirar atras.
Rescortada por el sol una figura miraba desde la lejania...
El saqueo habia acabado pero al volver algo era distinto una fila de unas quince personas estaban de rodillas y atadas.
"No sabia que que ahora tomaramos esclavos Hellion" dijo Alexander pero la mirada gelida de Hellion le atraveso el alma "L'irael me ha contado una historia muy interesante" comento Hellion mientras la figura del arcano guardaba su perenne silencio "¡Y esa historia no me ha gustado nada!" vocifero el guerrero de la negra armadura Alexander dio un paso atras y se llevo la mano a la espada "Aunque quizas haya una manera mas sencilla de resolver este pequeño traspies en tu actitud, solo una pequeña prueba" continuo Hellion "¡Escoge siete!" dijo señalando a los prisioneros "¡¿Que?!" contesto Alexander confundido "Pues muy sencillo escoges siete los pasamos a cuchillo y el resto quedan libres asi de simple" Alexander palidecio del horror "¡¿Pero que dices?! No puedo condenar de esa manera a la gente, no sin motivo" "¡No me vengas con tonterias ahora! lo primero que preguntaste cuando me viste fue ¿a quien hay que matar? y ahora te contesto ¡Hay que matar a siete de estos!" grito autoritario.
"No puedo" dijo firme Alexander Hellion le derrido golpeandole con su guantelete blindado "¡Siete!" grito "No es justo..." jadeo Alexander en el suelo Hellion hizo una señal y uno de los guerreros puso una daga en el cuello de una niña prisionera "Ahora seran ocho... y si tardas mucho nueve" dijo la voz cargada de odio de Hellion "No... no puedo..." Hellion enfurecio y le pateo la cara "¡Matadlos a todos! ya nos encargaremos despues de este despojo..." Alexander intento levantarse pero un golpe en la cabeza le dejo sin sentido.
Llevaba dos horas atado a ese poste dos horas continuas de latigazos, habia perdido mucha sangre y los latigazos no paraban, el propio Hellion le estaba golpeando ahora "¡Suplica piedad gusano! ¡Y tal vez te conceda la muerte!", a Alexander solo le quedaba una ultima baza y la jugo "¡Basta! ¡Basta ya!" grito a duras penas Hellion se le puso delante con una sonrisa burlona "¿Ya quieres morir? crei que serias capaz de aguantar un poco mas... ¿que prefieres la soga o el hacha?" Alexander le miro fijamente a los ojos "La espada..., tu y yo en el circulo de desafios por el liderazgo de la horda..." Hellion se rio a carcajadas "¿Crees poder desafiarme? ¿Crees que voy a rebajarme a pelear contigo?" "¿Tanto me temes que no te atreves a pelear conmigo aun en mi estado?" esto hirio el orgullo de Hellion en lo mas profundo "Dos horas gusano, en dos horas tus tripas serviran de alimento a los buitres" dijo con odio
Los contendientes frente a frente, mirandose con odio, Hellion tomo la iniciativa y le golpeo con el guantelete blindado y le pateo con sus botas repetidamente, Alexander intento levantarse pero un nuevo puñetazo volvio a derribarle, Hellion no se molestaba ni en utilizar la espada, "¿Que gusano la espada pesa mucho?" dijo mientras seguia golpeandole Alexander empuño con fuerza la espada intentando no soltarla, con una fuerza sobrehumana Hellion le alzo por el cuello y lo arrojo con todas sus fuerzas a mas de tres metros de distancia, "¡Levantate miseria! ¿O prefieres morir como un perro?" a duras penas se levanto mientras se tambaleaba, "¡Miradle muchachos casi ni puede sostener la espada! Creo que sere clemente y le dare el golpe de gracia" dijo riendose "¡Me infravaloras engendro y con estas humillaciones solo fraguas tu derrota, debiste matarme cuando tuvite la oportunidad!" grito con un gran esfuerzo Alexander "¡Acabare ahora mismo con tus bravatas idiota!" Hellion empuño su espada con ambas manos y se lanzo a la carga "La furia es un error..." dijo Alexander pero no pudo evitar que la espada se le cayera de la mano, al verlo Hellion sonrio triunfal...
En dos segundos, en dos segundos todo acabo, todos aguardaban el golpe final de Hellion y no vieron que Alexander pateaba la empuñadura de la espada solo lo vio Hellion pero no tuvo tiempo de detener la espada antes de que esta atravesase su yelmo de lado a lado. Hellion cayo inerte al instante con la cabeza atravesada por la hoja. Y todo el mundo enmudecio...
Alexander se arrastro como pudo hasta el cuerpo del gran destructor ahora convertido en carne muerta y se puso en pie con mas facilidad de la prevista y grito con una fuerte voz "¡Hellion el destructor ha muerto! ¡Ha caido por mi mano y ahora yo decido el destino de la horda! ¡Y os digo que este es el fin el fin de la muerte y la sangre la horda acaba con Hellion!" Un murmullo empezo a extenderse y la multitud se fue dispersando, en apenas media hora solo quedaban unos veinte guerreros que estaban buscando sus cosas para partir y L'irael que se mantenia arrodillado junto a Hellion. Alexander se giro y por primera vez le dirigio la palabra "¿Y tu L'irael? ¿no me vas a desafiar?" L'irael alzo la vista pero pronto le ignoro y siguio observando el cuerpo inerte de Hellion "¿Que eres L'irael? pero la criatura no contesto Alexander nego con la cabeza y tras coger unas provisiones partio en busca de nuevos horizontes.
avatar
Dreamer
Soñando despierto

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 11/05/2010
Edad : 28

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.